26 marzo 2007

:: Taxman (25/03)

Me divierto mucho leyendo esa declaración del ministro Carranza con respecto a los criminales impuestos (¡45%!) a los espectáculos. Me recuerda “Taxman”, esa indignada canción de los Beatles que compuso George Harrison cuando le hicieron saber que el fisco inglés le cobraba 90% de impuestos por cada composición. “One for you, nineteen for me, cause I´am the Taxman” (“Uno para ti, diecinueve para mí, porque soy el recaudador de impuestos”). Habría que cantar aquí: “45% para mí, porque soy Carranzaaa”. El titular del MEF dice: “Me he percatado que hay un montón de periodistas que son fanáticos de ese tipo de cantantes (se refiere a Roger Waters). Eso también es un magnífico ejemplo de que a cada persona le interesa un tipo de exoneración o beneficio tributario. Independientemente de esto hay que revisar si en un sector o en algún tipo de bien existe una desproporcionalidad impositiva. Si ese es el caso, lo vamos a resolver”. Vamos por partes, como diría Jack “el destripador”: a) No un montón de periodistas, sino un montón de gente, a las que sádicamente nuestros ministros de Economía despluman y los frustran para distraerse e impiden que Lima sea algo más cosmopolita. En Chile y Argentina acudieron 50 mil personas. Aquí sólo 14 mil porque las entradas estaban carísimas, gracias a Carranza, a su antecesor Zavala (que estaba feliz toneando en el concierto), y a los ministros anteriores (como el gran Silva Ruete y su IGV de 19%. Espero que a Alan no se le ocurra ponerlo otra vez en el MEF), al aplastante impuesto municipal de 15%, al expolio de APDAYC de 10%, a los problemas en Aduanas, etc…. b) No se está pidiendo “una exoneración o beneficio tributario”, sino que no se hagan tonteras tributarias. Que el 45% de la entrada sean impuestos es un magnífico ejemplo de cómo se puede desanimar una actividad y recaudar menos por ende. C) No tiene uno que sacar un PhD en Economía como Carranza en la prestigiosa universidad de Minnesota ni quemarse mucha neurona para darse cuenta que en este caso existe una tremenda “desproporcionalidad impositiva”. ¿O 45% de carga en una entrada no es patentemente absurdo? ¿Ya qué más se necesita? Soy tan ortodoxo como Carranza, pero tampoco podemos vivir de los textos siempre. Así como no entiendo cómo no ve claramente esto de las entradas, tampoco no comprendo cómo no se le pone aranceles cero a los libros ni como no se les favorece tributariamente para tener menos ignorantes en un país donde sobran (¡40% votó por Humala! ¡Casi la mitad son fronterizos entonces!) y en donde no se pueda competir con una piratería editorial brutal. Por un lado, el Estado no hace su trabajo de reprimir la piratería y por otro te desolla con impuestos y aranceles. Es que el Estado es el problema. ¡Hasta Chachi Sansiviero se ha vuelto neoliberal por este tema!

1 comentario:

Victor dijo...

"Uno para ti, 19 para mi", equivale al 95%, no al 90%.