24 octubre 2008

Robo en Argentina (22/10)

Las cosas por su nombre: lo que ha sucedido ayer en Argentina con la incautación de las AFP es un ROBO. Se han apoderado de propiedad ajena sin permiso, adornados con coartadas políticas. Y quien roba es un ladrón, así juegue al Robin Hood justiciero social. Eso ha resultado Cristina K, su bizco y su banda de Montoneros metidos ahora de maduritos a gobernar Argentina. Bien dijo Borges que los peronistas no son buenos ni malos sino incorregibles, y mejor dijo Friedman que existen tres tipos de economías: la capitalista, la comunista y la argentina, añadiendo que entendía las dos primeras, pero no la última de éstas.

Este fue un ROBO que ya venía de antes, pues ya le habían endilgado bonos del Estado argentino, virtual papel higiénico, a los aportantes hasta en un 55% de los depósitos. Lo de ahora es simplemente el jalón desesperado para arranchar todo el bolso porque los Kirchner sabían que esta crisis financiera mundial los iba a coger sin financiamiento asegurado y necesitaban un flujo de dólares para no desmoronarse ante los serios problemas de capital que se les venía. Se van a tirar el dinero previsional sólo para sobrevivir políticamente. Les importa un pito, aunque ese sea su falaz argumento, la vejez de su gente. ¡Qué horror! Van a licuar las cuentas particulares, porque cada aportante ya tenía su ahorro bien determinado, en el colectivo agujero negro del Estado. Ojalá el Congreso, como sucedió en el conflicto con el campo, detenga este asalto. Y creo que éste es el campanazo final para los Kirchner, pues van a sumar su impopularidad en el campo con rechazo en las urbes. Del campo a la ciudad, como decían los maoístas. Esta Cristina anda con una aprobación muy baja, así que tal vez veamos alguna reacción ciudadana muy fuerte al respecto.

No faltará el estúpido, el ignorante y el sinvergüenza que aquí apoye eso, gente que olvida cómo aquí el Estado deshizo las jubilaciones estatales a punta de inflación, de desmanejo, de confiscaciones como para hacer la autopista al sur.

Ciertamente, las AFP son perfectibles. Ciertamente deberían hace rato atar sus comisiones a sus éxitos y fracasos (y la SBS de Tam y Masías se pasa de candelejona al respecto). Ciertamente hubo un sofisticado engaño técnico por años -que confieso me tragué de idiota- cuando se alegaba que las comisiones no podían bajar más, algo a lo que se prestó sistemáticamente el actual viceministro de Economía, Eduardo Morón, para su baldón- lo que se demostró que era falso cuando entró Prima y se compitió de verdad. Pero nuestros ahorros previsionales, nuestras cuentas individuales son SAGRADOS. Que Evo -que también hizo algo similar hace poco. Pero bueno, Bolivia no es un país a tomar en serio- y Cristina confisquen dinero ajeno con el aplauso de parte de sus galerías sólo demuestra lo tonta que puede ser la gente. Pero aquí sí debemos defender con uñas y dientes nuestra plata, porque aún tenemos el riesgo de que cualquier porquería demagógica sea elegida el 2011 por el electarado y se haga una tremenda barbaridad de este tipo. Ya el congresista humalista Freddy Otárola manifestó ayer sus simpatías por este expolio. Estamos advertidos. ¡Lo único bueno es que Argentina se va a poner otra vez baratísimo!

No hay comentarios.: